La Gaceta Deportiva
Don't Miss

Barcelona derrotó al Getafe

España, a 12 de abril de 2019.- El mazazo de Liverpool tiene al barcelonismo aún de luto, y lo que queda, y el Getafe llegaba echando cuentas para lograr un hito histórico y poder jugar la próxima temporada en Anfield, por ejemplo. Un pequeño detalle advertía que en el terreno de juego se encontraba el reciente campeón de Liga, por mucho que se haya torcido el carro en estos días. Los azulones, que vestían de blanco en esta ocasión, hicieron el tradicional pasillo que homenajea al mejor equipo de LaLiga. Pero ni siquiera ese detalle calentó a la afición y al equipo de Valverde. Según comenzó el choque ya había varias cosas claras: apenas 57.000 espectadores en el tanatorio, perdón en el estadio; pitos a Coutinho, señalándole máximo culpable de la debacle europea; aplausos y cánticos a Messi, sin duda agradeciendo al mejor jugador de la historia que haya ganado una Champions para el Barça de las últimas ocho en juego; que el Barça seguía de cuerpo presente, con un ritmo cansino y sin ideas; y que el Getafe iba a ser un enemigo duro de pelar, tal y como se ha mostrado a lo largo de toda la temporada. Valverde apenas tocó el once. Malcom por el lesionado Luis Suárez y Cillessencomo titular, para que se le quite el óxido de tanto tiempo en el banquillo y se vuelva a sentir portero a dos semanas de la final de la Copa del Rey, donde volverá a ser actor principal. Y de paso despedirse de la afición culé porque todo apunta a que no volverá a pisar este estadio. Bordalás tampoco tenía a su delantero centro de referencia, Jaime Mata, sancionado. Pero entre Ángel y Jorge Molina se encargaron de inicio de asustar al Barça, sobre todo este último, que falló un par de ocasiones clarísimas y marcó otra en fuera de juego que el VAR se encargó de certificar como ilegal. Parecía que la jornada podía salirle redonda al Getafe. El Valencia perdía, el Sevilla también y ellos estaban muy cómodos en un escenario del calibre del Camp Nou. Pero de repente todo cambió para sus intereses. En el minuto 39, Arturo Vidal anduvo más listo que nadie para remachar un despeje de David Soria y desde Mestalla llegaban malas noticias con la remontada del Valencia. Quedaba la segunda parte, pero lo que había empezado bien, se había desmoronado casi sin poder reaccionar. Y no es que mejoraran las cosas para el Getafe en la reanudación, ni mucho menos. El Barça se hizo amo y señor del juego y de las ocasiones y los madrileños iban desapareciendo conforme avanzaban los minutos. El 2-0 parecía que estaba al caer, pero David Soria se encargaba de mantener con vida a los suyos poniendo un muro ante Malcom y Messi. El Getafe no parecía darse cuenta que tenía la gloria a sólo un gol de distancia. Un empate le valía para seguir dependiendo de sí mismo en la última jornada, pero no se creía que podía meter mano al Barça. Sin duda, el reto de empatar en el Camp Nou era a priori una ardua tarea pero en esta ocasión, y con la mente y el alma del Barça a miles de kilómetros de distancia, era mucho más fácil. Sin embargo, cuando se trataba de dar el paso hacia delante, no lo dieron y puede que les cueste lo que han rozado y merecido de sobra durante toda la temporada.