La Gaceta Deportiva
Don't Miss

Napoli desciende al Chievo

Italia, a 14 de abril de 2019.- El 35º ‘Scudetto’ de la Juventus tendrá que esperar… otra semana más. Parecía sencillo, pero, por segunda jornada consecutiva, no se dieron las ‘cábalas’ para que la ‘Vecchia Signora’ entonara el alirón. Los ‘bianconeri’ perdieron con SPAL y el Nápoles hizo los deberes ganando al Chievo (1-3). Es cuestión de tiempo, en cualquier caso. Hay 17 puntos de distancia… con 18 por jugar.

Los goles Koulibaly (15′ y 80′) y Milik (64′) no sólo postergaron el título de la Juve, sino que, además, ratificaron el descenso matemático del Chievo a Serie B. El cuadro de Verona, que sólo ha logrado sumar 11 puntos en 32 jornadas, está a 20 puntos de la salvación.

Pese a que debe remontar el 2-0 adverso que se trajo de la visita al Arsenal en la ida de cuartos de Europa League, el Nápoles no se guardó casi nada. Ancelotti devolvió la titularidad en la meta a Ospina en detrimento de Meret -no jugaba desde que se lesionó hace un mes contra el Udinese- y dejó en el banquillo a Mario Rui y Allan. Arriba salió con todo. Callejón, Insigne, Mertens y Milik lideraban un ataque escoltado por Fabián desde la medular.

El partido comenzó tibio, sin demasiado ritmo. Apenas había inquietado el Nápoles la portería de Sorrentino cuando Koulibaly se adelantó a todos para cabecear en el primer palo un córner botado por Mertens desde la izquierda. El tanto permitía al central senegalés inaugurar su cuenta anotadora en Serie A esta temporada.

Al descanso se llegó con dos nuevas ocasiones de peligro para el Nápoles. En la primera, Chiriches, con todo a favor, ‘despejó’ en lugar de rematar. La segunda corrió a cargo de Fabián Ruiz, que, en el 45′ de la primera mitad, se sacó un gran zurdazo desde fuera del área que salió rozando el poste.

El guión del segundo acto fue parecido al del primero. Un despeje de Cesar contra su propia portería a centro de Insigne había sido lo más peligroso del Nápoles hasta que llegó el 0-2 de Milik en el 64′. El polaco anotó con un zurdazo desde la frontal su 17º gol de la temporada en Serie A.

El Chievo, que no había inquietado a Ospina, tiró la toalla definitivamente. Insigne, en dos ocasiones, y Callejón, en otras dos, rozaron el tercero. Lo marcó, paradójicamente, Koulibaly. El central aprovechó un mal despeje de Sorrentino a la salida de un córner para anotar el 0-3 en el 80′.

El ‘gol del honor’ de Cesar sólo sirvió para dar una mínima alegría al Bentegodi en una temporada para olvidar. El Nápoles ganó y aplazó el alirón de la Juve, pero, en cuanto a sensaciones, y sobre todo, en ritmo, deberá mejorar si quiere apear al Arsenal y pasar a semis de la Europa League.