La Gaceta Deportiva
Don't Miss

Tigres sufre, pero triunfa en el global ante Santos

Torreón, Coahuila a 11 de abril de 2019.- Santos reaccionó tarde y no pudo remontar en Torreón. Tigres dio dos zarpazos en el duelo de vuelta para sellar su boleto a la gran final de la Concachampions 2019, 3-2 en el TSM Corona, 3-5 a favor de la UANL en la eliminatoria.

Los felinos hicieron la tarea, ahora esperan a que Rayados certifique su pase para el Clásico Regio por el boleto al próximo Mundial de Clubes.

Los goles felinos sacaron de balance a unos Guerreros que desperdiciaron los primeros 40 minutos del juego. Si bien dejaron un buen sabor de boca en sus aficionados, nunca pudieron poner en mayores predicamentos a los de Ricardo Ferretti que se perfilan para protagonizar la que podría ser una nueva edición de la llamada final regia.

Fue a los 10′ que Tigres asestó un zarpazo letal con una gran jugada que inició Hugo Ayala al robarle el balón a Javier Correa y, después de una serie de pases, el balón llegó a los pies de Enner Valencia, quien dribló al arquero para ponerla en las redes. Esto obligó a los Guerreros a meter al menos 5, misión imposible.
Julián Quiñones se despachó con un golazo que nació en las manos de Nahuel Guzmán y que, en tan solo tres toques la pelota ya estaba en los pies del colombiano y en el área lagunera, Quiñones se quitó a Orozco para poner el 0 a 2 en la pizarra, 0 a 5 global.

A Santos le tomó 40 minutos aparecer en el partido, Julio Furch remató de pierna derecha en el corazón del área para poner el de honra para los comarcanos, gol que sirvió al menos para el orgullo guerrero.

Para el complemento Rubén Duarte mandó a la cancha a Jesús Angulo por el colombiano Marlos Moreno con la intención de adelantar a Gerardo Arteaga, tratando de ganar balones por izquierda. A los 59 el cambió le dio resultado puesto que Arteaga marcó el empate a dos, dando un poco más de vida a los locales y despertando a la gente en la tribuna. El global se puso 2 a 5.

Casi de inmediato se envió el mensaje correcto desde la banca albiverde, entró un elemento netamente ofensivo como es Deinner Quiñones por el uruguayo Brian Lozano, quien ha estado lejos de su mejor nivel.

La reacción lagunera tomó fuerza a los 76 gracias a un yerro de Nahuel Guzmán que dejó ir un balón proveniente de un centro de Javier Abella, la pelota le quedó a Diego Valdés quien la empujó para el 3 a 2, global 3 a 5.

Con este marcador Tigres no quiso saber más del juego y replegó sus líneas para aguantar los crecientes embates del rival. Ingresó Francisco Meza por Eduardo Vargas y el mensaje fue claro, a esperar para buscar la desesperación del rival y tratar de contragolpear.

Ya sobre la hora el silbante decretó penal tras una dudosa falta de Hugo Ayala sobre Gerardo Arteaga pero a final de cuentas todo quedó en un simple intento puesto que Javier Correa erró el disparo desde los once pasos, sentenciando así una serie que pone a los Tigres en la gran final y que están a la espera por confirmar si serán sus vecinos el siguiente rival.

Información: Marca Claro